miércoles, 8 de febrero de 2012

BOLIVAR Y LA REPUBLICA

BOLIVAR Y LA REPUBLICA
Por: Jorge Mier Hoffman
“Jamás un Congreso ha salvado a la República… Sin fuerza no hay virtud, y sin virtud perece la República… Cuando el pueblo, por medio de la instrucción, sepa lo que son sus deberes y derechos, habremos consolidado la República… Son los hombres y no los principios los que forman el gobierno. Los códigos, los sistemas, los estatutos por sabios que sean, son obras muertas que poco influyen en la sociedad; hombres virtuosos, hombres patriotas, hombres ilustrados, constituyen la República”
Simón Bolívar
REPUBLICANISMO Vs FEDERALISMO
LA UNIDAD CONTRA EL CAUDILLISMO
“Yo soy del sentir que mientras no centralicemos nuestros gobiernos americanos, los enemigos obtendrán las completas ventajas, o seremos envueltos en los horrores de las disensiones civiles”
Simón Bolívar
FEDERALISMO, sistema de gobierno adoptado por aquellos estados donde el poder político está dividido entre una autoridad nacional y distintas unidades locales autónomas más pequeñas llamadas provincias, regiones o estados… Una FEDERACIÓN se suele crear mediante la unión política de dos o más países independientes bajo un gobierno soberano que en ningún caso se atribuye los poderes individuales de esos estados. Se diferencia de una CONFEDERACIÓN, en que ésta es una alianza de países independientes que mantienen sus respectivas autonomías, unidos en cooperación de asuntos específicos y de interés mutuo, tal cual se conduce la Unión Europea para 25 países con un modelo único de Constitución, un mercado común, un solo ejército y una sola moneda… En una Nación Federal los actos del gobierno central pueden afectar de modo directo tanto a los estados miembros como a los ciudadanos individuales, mientras que en una CONFEDERACIÓN, tales actos suelen afectar de una forma directa a los países miembros y sólo por vía indirecta a los ciudadanos.
Una FEDERACIÓN se distingue también de los llamados sistemas unitarios, donde el gobierno central mantiene el poder principal sobre unidades administrativas que se constituyen como órganos del Gobierno central. Gran Bretaña, por ejemplo, tiene un sistema unitario de gobierno parlamentario, y algunos gobiernos federales. Los llamados sistemas unitarios los encontramos en los regímenes totalitarios que se caracterizan por la ausencia de la pluralidad y el disentimiento, que en el campo político se concreta con el estamento ideológico de un Partido Único para conducir los destinos de la nación, tal cual se estableció en la China Comunista, la revolución Bolchevique y la Revolución Cubana…
De allí la reticencia del Libertador por estos modelos políticos y su promulgación hacia los procesos Republicanos, sustentados en la cultura y la idiosincrasia de los pueblos

“El gobierno que se le dé a la República debe estar fundado sobre nuestras costumbres, sobre nuestra religión y sobre nuestras inclinaciones; y últimamente, sobre nuestro origen y sobre nuestra historia”
Simón Bolívar
Algunos escritores y juristas constitucionalistas han confundido el concepto CONSTITUCIÓN con el de REPÚBLICA, y es por ello que algunos afirman que Venezuela ha tenido 25 Repúblicas, una por cada Constitución… Lo cierto, es que CONSTITUCIÓN y REPÚBLICA son conceptos diferentes que se complementan para transitar la misma vía de gobernabilidad de un país.
CONSTITUCIÓN, se define como la máxima jurídica que fija los límites y define las relaciones entre los poderes del Estado. Es un documento normativo en la constitución del Estado que garantiza al pueblo determinados deberes y derechos… Las constituciones están asociadas históricamente al liberalismo político y a la Ilustración que se antepone al absolutismo dominante de la monarquía hereditaria… Al respecto decía el Libertador:
“Las naciones son esclavas de su Constitución, ellas rigen el destino de sus ciudadanos. El espíritu de las leyes deben ser propias para los pueblos que las hacen, relativa a lo físico del país, al clima, a la calidad del terreno y a su pueblo”
Simón Bolívar
REPÚBLICA, término que proviene del latín “res publica = la cosa pública”, bajo el concepto de que la soberanía reside en el pueblo, quien delega el poder de gobernar, en su nombre, a un grupo de representantes elegidos; como sabiamente lo señalaba el Libertador:
“Debe oírse la voluntad del pueblo, para que se cumpliera en todas sus partes. Si quieren fortificar la República, que la fortifiquen; si quieren debilitarla o destruirla, que la destruyan; pero que todo esto se haga por las instrucciones escritas de los Colegios Electorales y no por la voluntad de los individuos que vayan al Congreso”
Simón Bolívar
Bolívar tuvo la sabiduría de diferenciar el concepto de REPÚBLICA como no vinculante a la democracia, donde el gobierno se convierte en portavoz de los deseos del pueblo que lo ha elegido.
Para Bolívar la democracia era la fundamentalmente “participativa” y no “representativa” como normalmente se constituyen las repúblicas para justificar la existencia de los Partidos Políticos
Opuesto a la República es la monarquía, donde la gobernabilidad reside en un linaje hereditario, omnipotente y absoluto en sus resoluciones, que justifica su existencia en un mandato divino de la iglesia que reconoce a los monarcas como seres privilegiados por el creador.
La monarquía es la semilla del imperialismo esclavizante que utiliza el Estado para satisfacer la ambición de una clase dominante
La monarquía significa la aberrante aceptación del omnímodo soberano sobre la mayoría de los ciudadanos, que en tiempos modernos ha justificado su aceptación en una costumbre cultural que motivó la creación del Primer Ministro como vocero del pueblo. Con la ilustración y el conocimiento universal y de las ciencias, la monarquía fue perdiendo poder de convicción para justificar sus privilegios, en una inminente alianza político-religiosa que le ha permitido subsistir en un ambiente democrático que cada vez más gana espacios en la manera de conducirse los pueblos del mundo, a la par de una creciente inestabilidad social que surge por efecto de la injusticia y la insaciable ambición de los imperialistas.

El filósofo Aristóteles de la Grecia antigua no se equivocó al asegurar que la democracia inevitablemente caería en un periodo de turbulencia e inestabilidad social, porque los pobres, que siempre serán la mayoría, intentarán conseguir una igualdad social y económica que ahogaría la iniciativa individual para derrotar a la clase media y privilegiada… Por otra parte, la religión, la disidencia intelectual, el segregacionismo, el racismo y la discriminación social, son factores inmanejables que desbordan en inconformidad, el descontento, la diatriba y el discurso ofensivo que abona el terreno para el enfrentamiento social.
Por lo tanto podemos asegurar, que la “pobreza” no sólo justifica el poder de la iglesia, sino constituye la razón de las distintas modalidades básicas de gobierno: republicanismo, federalismo, absolutismo y comunismo, que nada tienen que ver con el capitalismo y el socialismo como funcionamientos y políticas en el manejo del Estado
Un término que define un estado de conciencia, más que una necesidad individual como acertadamente lo definían los filósofos de la antigüedad:
“La pobreza no viene por la disminución de las riquezas, sino por la multiplicación de los deseos”
Platón
“Pobre no es el que tiene poco, sino el que mucho desea”
Séneca
En América se conoció la República con la Independencia de los Estados Unidos en su modalidad Federal (1776-1783), con un sistema integrado por tres poderes independientes (ejecutivo, legislativo y judicial). Pero fue la Revolución Francesa (1789-1799), quién sentó un modelo a imitar por la sociedad política americana que inspiró la independencia de las naciones sumisas al dominio europeo.

La Revolución Francesa introdujo el primer Estado Nacional Republicano en Europa, basado en el sufragio y los principios fundamentales de libertad. Aunque esta Primera República francesa no duró mucho, su repercusión en la sociedad francesa y europea fue continua. Para muchos historiadores, las Guerras Napoleónicas que estallaron acto seguido, fueron en esencia una expansión militar del asalto político contra los restos de la estructura monárquica francesa, que con el tiempo desembocó en una Nueva Era de Republicanismo que aceleró el proceso de emancipación de América Latina respecto de España, y trajo consigo innumerables regímenes republicanos unidos a la independencia de los nuevos estados que los adoptaban, ya fuesen repúblicas unitarias o federales, tales como la República de la Gran Colombia concebida por Simón Bolívar o las Provincias Unidas del Centro de América.

Por lo tanto podemos afirmar, que gracias a Napoleón Bonaparte se consolidó la idea por la independencia de América y fue posible la gesta bolivariana
La Revolución Rusa de 1917 y la consiguiente transformación del Imperio Ruso en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), abrieron un nuevo capítulo en la historia del republicanismo, hasta convertirse en un Estado totalitario de partido único. Gracias a esta experiencia rusa, quedó demostrado que REPÚBLICA y DEMOCRACIA no son dos términos sinónimos; hecho que se haría más evidente tras la II Guerra Mundial, cuando todos los estados de Europa Oriental se constituyeron como “Repúblicas Populares” bajo la tutela de la URSS socialista; como también en República se convirtió la Gran Nación China, cuando en 1954 el Congreso aprobó la Constitución enviada por Comité Central del Partido Comunista Chino, y se creó la República Popular China… Lo irónico de esta experiencia republicana, es que después de la II Guerra Mundial, el federalismo se ha venido imponiendo como un instrumento eficaz para el modelo capitalista en su obstinado intervencionismo e imposición de Sistemas Financieros manejados por cúpulas económicas, con lo cual República y Federalismo no garantizan el concepto de justicia social que sí persigue la democracia participativa, no así la democracia representativa que abogan los padecidos políticos.
PRIMERA REPÚBLICA DE VENEZUELA

Fue una República que se fue engendrando con los sucesos del 19 de abril de 1810 que invocaban fidelidad al Rey de España Fernando VII. Fue una situación política que transformó a Venezuela en una República independiente con aquel famoso discurso del joven Simón Bolívar ante la Sociedad Patriótica, cuando se dirigió a todos los asistentes que invocaban fidelidad a su amado rey español preso en Bayona por orden de Napoleón… Así respondió Bolívar a las pretensiones de la oligarquía caraqueña y al clero:

“… se discute en el Congreso lo que debiera estar discutido… y qué dicen..? que debemos comenzar por una confederación, como si todos no estuviéramos confederados contra la tiranía extranjera… Que debemos atender los resultados de la política de España… Yo digo: Qué nos importa que España venda a Bonaparte sus esclavos o que los conserve, si estamos resueltos a ser libres..! Estas dudas son el triste efecto de las antiguas cadenas… Otros dicen: Que los grandes proyectos deben prepararse en calma..! A lo que yo pregunto: Es que trescientos años de calma no bastan..? La Sociedad Patriótica respeta como debe ser al Congreso Nacional, pero el Congreso debe oír a la Sociedad Patriótica..! que es el centro de luces y de todos los intereses revolucionarios… Pongamos sin temor la piedra fundamental de la libertad suramericana: vacilar es perdernos”
Simón Bolívar
Ante este emotivo discurso, la iglesia le dio la espalda al movimiento independentista y los oligarcas acordaron el Primer Congreso de Venezuela que se instaló el 5 de julio de 1811. Fue la Primera República de Venezuela que se consolidó con la primera Constitución aprobada el 21 de diciembre de 1811, cuando se instauró un nuevo sistema de gobierno de estilo Federal que agrupaba las siete Provincias de Venezuela. La Primera República duró tan sólo 7 meses, con la capitulación de Miranda el 25 de julio de 1812, que le entregó el gobierno al realista Monteverde. Para el día 27 de agosto, Bolívar sale al exilio hacia Curazao… Fue una efímera República que cayó por la politiquería, la conspiración de la iglesia católica, el bloqueo económico, y una oligarquía que no quiso sacrificar sus privilegios, frente a una realidad social que clamaba justicia. Al reflexionar sobre las causas de la caída de la Primera República, Bolívar escribirá su “Manifiesto de Cartagena”, que constituye el primer documento político del Libertador, y que revela sus extraordinarios dotes de estadista:
“Tuvimos filósofos por jefes, filantropía por legislación, dialéctica por táctica, y sofistas por soldados. Con semejante subversión de principios y de las cosas, el orden social se sintió extremadamente conmovido, y desde luego corrió el Estado a pasos agigantados a una disolución universal, que bien pronto se vio realizada”
Simón Bolívar
SEGUNDA REPÚBLICA DE VENEZUELA

Luego de una impresionante e impecables victorias militares que conformaron la Campaña Admirable, Bolívar entra triunfante a Caracas el 7 de agosto de 1813, a un año de perderse la Primera República que restituyó la soberanía de España sobre Venezuela con la puesta en vigencia de la Constitución de Cádiz, y con un gobierno dictatorial que instauró un régimen de terror.
El nuevo gobierno bolivariano que se constituyó como la Segunda República, restituyó la Constitución revolucionaria y proclamó a Bolívar Libertador en un acto solemne de la Municipalidad de Caracas el 14 de octubre de 1813.
Fue una nueva República que transformó totalmente el estilo de gobierno impuesto en la Primera Constitución de Venezuela
El Congreso, a proposición del Lic. Saenz, propone un gobierno republicano de amplios poderes absolutos para el Presidente Bolívar, quién ejercía los poderes Legislativos y Ejecutivos, lo que significó una nueva manera de gobernar, y que cambiaba el concepto federal de la Primera República… Bolívar por su parte, propone la creación de una Asamblea Constituyente, quién redactaría una nueva Constitución y elegiría a los poderes electorales; actividades que se vieron interrumpidas por la anarquía y la guerra civil que se generó en el occidente del país con la aparición del asturiano José Tomás Bóves y sus hordas de bandoleros… La República duró un poco más de un años, luego que Bóves ocupa a Cumaná el 16 de octubre de 1814, pasando a cuchillo a toda la población, y el 5 de diciembre derrota en Urica a las fuerzas patriotas, a pesar de morir en la batalla… Así lo narra Blanco Bombona:
“En Urica muere Boves y muere la Patria. Y como símbolo de que ella muere allí en la carnicería subsiguiente, perece el Himno Nacional. Muere su autor, el músico Landaeta. Muere el pensamiento de la República en la persona del brillante y profundo Lic. Sanz. Muere allí el virtual inteligente diputado Francisco Javier Ustáriz. Lo único que no muere y escapa en manos de Ribas y Bermúdez, es la Bandera Nacional”
Al terminar el año de 1814, la bandera de Venezuela sólo flamea en la Isla de Margarita y algunas regiones de Los Llanos… El 7 de septiembre, Bolívar publicó otro extraordinario documento político conocido como “Manifiesto de Carúpano”, donde analiza las causas de la derrota y la caída de la Segunda República, no por efectos de la intervención extranjera como muchos pudieran pensar, sino por la anarquía de los propios venezolanos que se dejaron embaucar por falsos líderes y una apetencia desmedida de riqueza fácil, producto de los asaltos y el hurto cuando asaltaban los pueblos… Al día siguiente Bolívar parte hacia Cartagena, dejando un mensaje a sus conciudadanos:
“Vuestros hermanos y no los españoles han desgarrado vuestro seno, derramado vuestra sangre, incendiado vuestros hogares y os han condenado a la expatriación”
Simón Bolívar
En su Manifiesto lleno de sentimientos, frustración y esperanzas, Bolívar jura volver a liberar a Venezuela:
“Yo os juro, amados compatriotas, que este augusto título de Libertador, que vuestra gratitud me tributó cuando os vine arrancar las cadenas, nos será vano. Yo os juro que Libertador o muerto, mereceré siempre el honor que me habéis hecho; sin que haya potestad humana sobre la tierra que detenga el curso que me he propuesto seguir hasta volver a libertaros”
Simón Bolívar
LA TERCERA REPÚBLICA DE VENEZUELA

La Tercera República nació en Santa Ana del Norte de la Isla de Margarita, cuando Bolívar, proveniente de Los Cayos de San Luis en Haití, desembarcó con su ejército libertador en la Bahía de Juan Griego, y fue conducido a la iglesia de Santa Ana, donde el 6 de mayo de 1816 fue proclamado como Jefe Supremo del Ejército Libertador… Fue una República que se presentó al mundo en un emotivo discurso de Bolívar en el Congreso Constituyente de Angostura el 15 de febrero de 1819, República sancionada el 11 de agosto, donde se decreta a la ciudad de Angostura como Capital Provisional de Venezuela, hasta lograr la liberación del país; resolución que se consolidó con la victoria en Carabobo el 24 de junio de 1821, cuando nuevamente triunfante el Libertador es recibido por una multitud caraqueña que se volcó a las calles para recibir al Padre de la Patria.
Angostura fue una quimera de Bolívar que hará realidad su revolución libertadora con la liberación de seis naciones: Colombia, Venezuela, Panamá, Ecuador, Perú y el Alto Perú convertido en Bolivia
Angostura será una estrategia de Bolívar para presentarse ante el mundo como un Libertador y no un bandolero como lo calificaban los españoles… En Angostura surgió el CORREO DEL ORINOCO como órgano divulgativo de la Revolución Bolivariana escrito en tres idiomas (español, francés e inglés). Angostura le permitió a Bolívar exportar su revolución y lograr el respeto que requería su proyecto de guerra para sí lograr las armas que les estaban prohibidas.
Luego vendrá la batalla del Lago de Maracaibo el 3 de agosto de 1823, que pondrá fin a las pretensiones realistas sobre Venezuela
El 20 de agosto de 1821, en la ciudad de Cúcuta, el Congreso Constituyente previamente instalado a solicitud de Bolívar, firma la Constitución que le daría forma a la Gran Colombia que nacía de las entrañas del Libertador y sus sueños de libertad americana. Curiosamente, esa Constitución fue firmada por el Dr. Miguel Peña, ilustre carabobeño quién será más tarde factor conspirador para la disolución de esa gran nación de Bolívar.
Bolívar siempre mostró su descontento con esa Constitución, por cuanto ella recogía las frustraciones, la ambición de poder de los diputados, los intereses de la oligarquía, y totalmente ajena a la realidad revolucionaria que no contemplo la explosión social que se avecinaba; por ello la criticó de modo sarcástico:
“Esos que se hacen llamar diputados, amontonaron escombros de fabricas monstruosas para edificar sobre una base gótica, un edificio griego al borde de un cráter en peligro de erupción”
Simón Bolívar
De nada le sirvió al Libertador sus triunfos militares para conquistar tierras incas esclavizadas por casi 300 años… Panamá, Quito, Guayaquil. Perú y Bolivia, constituyeron una proeza militar inimaginable en la lógica militar, y que permitieron la liberación de todo un continente.
La oligarquía financiada por empresas extranjeras, comienza a drenar la popularidad de Bolívar
Los partidos políticos de la oposición se agrupan en una cofradía de interese económicos que se conocerá como “La Cosiata”, donde el Dr. Miguel Peña, como asesor personal de José Antonio Páez, asumirá una posición preponderante en la disolución de la Gran Colombia… Bolívar, hábil político, estratega y visionario le escribirá a Santander:
“El Dr. Peña es un hombre vivo y de talento audaz. Conviene mucho que usted lo mantenga al lado del Gobierno, y que por ningún pretexto vaya a Venezuela, para que la Patria y Yo no tengamos algún día que llorar”
Simón Bolívar
Bolívar no se equivocó..! Miguel Peña regresó a Venezuela, para conspirar contra el Libertador, eliminar la Gran Colombia y para gestar la proliferación de los partidos políticos que enterrarían definitivamente la obra de Bolívar. Toda la conspiración se fraguó en un Congreso de oligarcas dirigido por Páez, donde propusieron:
“Se declara al ciudadano Bolívar enemigo de Venezuela; cualquier intento de llegar al país, se entenderá como una declaración de guerra. Se declara a Venezuela República independiente de la Gran Colombia”
CUARTA REPÚBLICA DE VENEZUELA

“Mostraos ciudadanos dignos de representar a un pueblo libre, alejado de toda idea que me suponga necesario para la República. Si un hombre fuese necesario para sostener el Estado, este Estado no debería existir. La República será feliz si al admitir mi renuncia nombráis Presidente a un ciudadano querido por la Nación… Salvad la República, salvad mi gloria que es Colombia.
Me ruborizo al decirlo: la independencia es el único bien que hemos adquirido a costa de los demás”
Simón Bolívar
El 24 de noviembre de 1830 se instala en Valencia el Congreso Antibolivariano que enterrará la inmortal obra libertadora de Simón Bolívar… A partir de ese momento nace la Cuarta República que se decreta el 24 de septiembre, en momentos en que el libertador se dirige a Santa Marta, donde morirá tres meses después, envuelto en una serie de intrigas y conspiraciones que también llevaron a la tumba al Gran Mariscal de Ayacucho Antonio José de Sucre.
“Confío en que mis compatriotas y el mundo entero puedan evaluar justamente mi conducta, y decidir si alguno se ha encontrado jamás en mis circunstancias, si alguno me ha excedido en sacrificios por la patria”

El líder de la conspiración contra Simón Bolívar fue José Antonio Páez, llanero que nació en Curpa, Estado Portuguesa, el 13 de Junio 1790
Una conspiración que la historia registrará con el nombre de “La Cosiata”, como una cofradía de conspiradores que traicionaron a Simón Bolívar a favor de los imperios ávidos de explotar las riquezas del país: El 25 de noviembre de 1829 en el convento de San Francisco de Caracas, una conjura de traidores y apátridas conspiró por la muerte de la Gran Colombia, por enterrar la Doctrina Bolivariana, y desterrar a Simón Bolívar de su patria natal. En ese mismo lugar donde hoy funciona la Academia de la Historia, José Antonio Páez firmó aquel traidor documento donde amenazaba a Colombia en los siguientes términos:
“Que no se permita de ningún modo que el General Bolívar vuelva al Venezuela. Si se verificase su aproximación se entenderá como una declaración de guerra”
La “Coordinadora Golpista” reunida en Valencia, se rebela contra Bolívar, y acuerda: designar a José Antonio Páez como Presidente, y ordena la separación de Venezuela de la Gran Colombia… Es así como Páez se convierte en el padre de la Cuarta República que nació de la traición al Padre de la Patria, que en un acto indigno anuncia al mundo:
“Se declara al General Bolívar enemigo de Venezuela y se le prohíbe su entrada al país”

Páez será Presidente en tres ocasiones: 1830-1834, 1839-1843 y luego en plena Guerra Federal tras los conflictos con los federalistas afectos al Ideal Bolivariano, reasume el poder dictatorial entre 1861-1863, para sepultar de una vez por todas los focos revolucionarios que abanderaban la obra del Libertador.
Páez Muere en Nueva York el 6 de mayo de 1873, donde disfrutaba la inmensa fortuna de la corrupción, y que también será una constante en los próximos mandatarios
Páez fue el traidor que sepultó la Tercera República, disolvió la unió americana y enterró el sueño de Bolívar… pero además, acogió y protegió a los traidores que cometieron el magnicidio contra Bolívar y Sucre; pero sobre todo, Páez instauró en Venezuela la cultura de la corrupción, la inmoralidad, el caudillismo, y la servidumbre, que será características en los próximos gobiernos.
Durante los 10 años de dictadura “paecista”, la Venezuela Bolivariana entra en una crisis de valores morales, cuando el gobierno pone en practica todos los males que trató de exterminar el Libertador: la corrupción, las cuotas políticas, la intervención extranjera, los sindicatos, los privilegios para la oligarquía, la burocracia, la sumisión del Poder Judicial, los testaferros en los negocios con el gobierno, los privilegios para la iglesia, la cesión de territorios, las concesiones a expresas extranjeras, la deuda externa, la sumisión de los mandatarios a los dueños de los medios de comunicación, y hasta el poder que ostentaban las “barraganas”, cuando Páez se exponía públicamente con su amante Barbarita Nieves, mientras su esposa, doña Dominga Ortiz era el hazme reír de la sociedad… en fin, Páez es la antitesis de la Filosofía Bolivariana, y marcará el punto de partida de las calamidades que sufrirá Venezuela por 170 años, que tendrán como consigna: LA CORRUPCIÓN
Con Páez la Venezuela Federal es dividida en 13 provincias: Caracas, Carabobo, Barquisimeto, Coro, Maracaibo, Trujillo, Mérida, Barinas, Apure, Barcelona, Cumaná, Margarita y Guayana; de esta manera, Páez le entregaba una porción del país a cada uno de los caudillos militares que lo apoyaron en traicionar a Simón Bolívar, para que dispusieran de los recursos naturales, los pueblos y su gente como mejor quisieran.
Las siguientes décadas serán de un “caudillismo exacerbado” que tendrá como meta del gobierno: el saqueo del erario público, con presidentes elegidos por una cofradía de oligarcas que dilapidaban el Tesoro Público y actuaban como testaferros de los Estados Unidos, principalmente, lo cual les permitía otorgar concesiones a las empresas extranjeras e hipotecaban al país con una deuda externa agobiante, para lo cual se promulgaban nuevas Constituciones al imagen y semejanza de los mandatarios, para aumentarse el período presidencial y legalizar la corrupción, mientras el pueblo hipnotizado por las campañas mediáticas, permanecía adormecido a la barbarie de la corrupción.
Manuel Felipe Tovar, designado el 12 de Abril de 1860, será el primer Presidente electo por votación del Congreso luego de 30 años de caudillismo, anarquía y corrupción generalizada en las altas esferas de los gobiernos de turno. Es a partir de este momento cuando Venezuela encuentra su identidad territorial, y comienza un período de aparente modernización del país y de las estructuras del Estado, como lo evocó sabiamente el Libertador:
“Hasta que no hayamos derrotado los males que aquejan la República nunca seremos libres; debemos trabajar por el Nuevo Ideal Nacional”
Simón Bolívar
La Cuarta República es el período constitucional más largo de nuestra historia republicana..!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada