martes, 22 de mayo de 2012

BIOGRAFIA BREVE DE LEÓN SIGÜENZA Y UNA FABUA SUYA


León Sigüenza

Entre los Fabulistas Cuscatlecos Leon Sigüenza (1895-1942) fué único en el género. Nacido en la ciudad de Cojutepeque, departamento de Cuscatlán, Sigüenza simbolizó la fábula satírica, usando muchas facetas y elementos para su fabulación, y lo usó cómo forma de aconsejar a los políticos, o exaltando virtudes y vicios de los humanos con gran eufemismo y vitalidad. También exploró el campo de la poesía donde versifica la brevedad de la vida, modulada en el bien y el mal.

LA CIGARRA Y LA HORMIGA

Todo el verano la Cigarra canta
y durante el invierno
le pide a doña Hormiga
su vecina, le dé algún alimento.

La previsora Hormiga se lo niega
diciendo más o menos:
-Si hubieses trabajado en el verano
tendrías un granero.

¿Cantaste en el verano? Ahora baila,
aunque pese a tu cuerpo,
porque el que no trabaja cuando debe
ha de vivir hambriento.

Esto cuenta Iriarte y La Fontaine,
fabulistas de peso,
tan sólo por dañar a la Cigarra
que es digna de respeto.

Y por desprestigiar a la citada
sus apólogos fueron,
a mi juicio, contrarios a la Hormiga
que vive en el descrédito

porque siendo la Hormiga laboriosa,
tendría más aprecio
si hubiese sido generosa y buena
con la amiga del cuento.

Y sobre el mismo tema de que trato,
veraz y justiciero,
voy a narrarles la siguiente fábula
que le aprendí a mi abuelo.

Era precisamente el mes de agosto,
caluroso y molesto,
a la hora en que el sol evaporaba
la humedad del terreno;

a la hora en que innúmeros reptiles,
sitibundos insectos,
buscaban sobre mustias florecillas
algún líquido fresco,

cuando llegó la Hormiga jadeante
al tronco de un pepeto,
en cuyas ramas vive la Cigarra
después del crudo invierno.

-Buenos tardes, señora doña Hormiga,
verla buena celebro,

(le dijo atentamente la Cigarra
acercando un asiento).

-Veci, amiga (la Hormiga responde),
apurada me encuentro
llegaron a la casa mencionada
buscando salvamento.

La Cigarra contaba como siempre
y les salió al encuentro.
Dice: -Sean ustedes bienvenidas,
lléguense a mi aposento,

y mitiguen la sed en mi bodega
mientras yo aquí me quedo
cantando las canciones del verano
a la luz de los cielos.

Las hormigas entraron presurosas
hasta el abrevadero
y apagaron la sed que les causaba
indecible tormento.

Como vio la Cigarra que tardaban
entró a sus aposentos
y al entrar, las Hormigas la aprisionan;
después se la comieron.

Para tener por siempre asegurado
aquel abrevadero,
mataron a la dueña generosa
esos viles insectos.

Que con tal de saciar sus apetitos
olvidan los perversos
que al protector se le respeta siempre
con agradecimiento.

4 comentarios:

  1. He oido muchas cosas tan interesantes sobre este gran hombre de mi familia (por parte de mi madre). Tengo la gran suerte de tener el unico libro que fue publicado sobre sus fabulas y poesias, y de conocer por historias de la familia, a todos mencionados en la introduccion. Gracias por publicar este pico de informacion y esta fabula.

    ResponderEliminar
  2. Quisiera conseguir el poema de lagrimas de duda de León Siguenza. Alguien que pudiera pasármelo por favor. Lo necesito para una presentación en la Universidad

    ResponderEliminar
  3. Podrian conseguirme el poema de ``Lagrimas de Duda de Leon Siguenza´´ por favor :)

    ResponderEliminar
  4. Podrian conseguirme el poema de ``Lagrimas de Duda de Leon Siguenza´´ por favor :)

    ResponderEliminar