miércoles, 30 de mayo de 2012

La economía de El Salvador en el Mandato de Mauricio Funes


La economia de El Salvador en el Mandato de Mauricio Funes

SAN SALVADOR - El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, primer presidente de izquierda en el país, celebra mañana su segundo año de mandato entre críticas y elogios por el trabajo realizado en materia económica y de seguridad. 
A 24 meses de iniciado el gobierno de Funes, y a poco menos de un año de las elecciones de diputados y alcaldes, se puede decir que cada quien “jala agua para su pozo”. 
Junto a la delincuencia y las muertes violentas, la deteriorada economía en El Salvador se ha convertido en la piedra de tropiezo de la gestión del presidente, el izquierdista Mauricio Funes, quien en sus dos años de gobierno comienza a ver cómo desciende la popularidad que lo llevó al poder. 
Vanesa Majano, una maestra de parvularia de 25 años, asegura que en los últimos meses ha visto cómo los precios de los productos se incrementan y poco a poco el dinero se va esfumando de las manos y los bolsillos.    
“El presidente Funes lo que ha hecho para mí, es empeorar las cosas, le ha subido a todo y uno que no tiene mucho ingreso económico le está afectando muchísimo porque no todas las familias ganan un sueldo considerable”, dijo a ContraPunto.      
La maestra asegura que los ingresos que obtiene mensualmente (un promedio de 300 dólares por familia) apenas sirven para costear las necesidades básicas de su esposo y su hijo de seis años. 
“Se ha incrementado la canasta básica, más lo del gas y todo eso, uno no va saliendo, mas cuando uno ya tiene familia, creo que uno no da abasto para mantenerse”, expresó Majano.    
La imagen de Funes se resiente 
Como la economía, la buena imagen que los salvadoreños tienen de la administración de Funes afronta una crisis. 
Un estudio realizado por el instituto Universitario de Opinión Pública (IUDOP) de la jesuita Universidad Centroamericana indica que el 45,7 por ciento de los encuestados considera que Funes está gobernando bien, el 28,8 por ciento que mal y un 25,5 ni mal ni bien. 
La directora del IUDOP, Jeannette Aguilar, dijo que comparado a los resultados obtenidos en una encuesta similar en diciembre de 2010, la percepción de la población sobre la gestión del gobierno ha caído alrededor de 4 puntos. 
Los resultados del sondeo del año anterior señalaron que el 50,2 por ciento de los salvadoreños pensaba que el mandatario estaba gobernando bien, mientras que en mayo  de 2009, el 73,3 por ciento de los salvadoreños pensaba que el mandatario estaba gobernando bien. 
“Esta calificación constituye la más baja que la población le otorga al presidente Mauricio Funes desde su arribo al poder, lo cual muestra la clara tendencia a la erosión que está experimentando el actual gobierno en los dos años de trabajo”, dijo Aguilar en rueda de prensa. 
El Salvador es un país importador de la mayoría de los alimentos que consume, por lo que los altos precios de los comodities en el mercado internacional han incrementado el costo de la vida de los salvadoreños.

Además, los altos precios del barril de petróleo han provocado alzas de los combustibles y un efecto cascada en los productos y servicios.   
El gobierno elevó su pronóstico para la tasa de inflación del 2011 a un 4,8 por ciento, por los altos precios del petróleo y los alimentos a nivel internacional. El estimado inicial era de 2,8 por ciento.  
La economía salvadoreña está dolarizada, lo que estabiliza la inflación y la mantiene como la más baja de Centroamérica, quizá uno de los pocos efectos positivos que tiene la medida, que a la vez que impide al Estado configurar su propia política monetaria. 
Según el estudio universitario, el principal “fracaso” de la gestión del presidente Funes está relacionado al tema económico, ya que el 62,4 por ciento de los encuestados considera que su economía empeoró con el actual gobierno. 
Otras encuestas universitarias y consultoras privadas destacan similares resultados.  
Para la población, el presidente Funes tiene pendiente echar andar el proyecto llamado “Fabrica de empleos”, la reducción de la pobreza y el tema de seguridad.   
El gobierno de Funes ha intentado impulsar una serie de medidas de carácter paliativa en el corto plazo, es decir, para aliviar el bolsillo de la población, como el incremento al salario en un 8 por ciento de los trabajadores del sector privado, la reducción de varios impuestos a la gasolina o la implementación de una fórmula de referencia de precios en todas las estaciones de servicio. 
“Esta situación no es algo que afecte únicamente a nuestro país. Se trata de una situación que sufren todas las economías del mundo, en mayor o menor medida, pero que afecta con especial dureza a países como el nuestro, que deben comprar fuera la mayoría de las materias primas y los alimentos que consume”, dijo Funes. 
En el 2010, El Salvador tuvo la tasa de crecimiento más baja de Centroamérica, menor a un 1 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). El gobierno espera crecer al final del 2011 a una tasa del 2,5 por ciento del PIB. 
Aparte de esas medidas de corto plazo, el gobierno tiene en marcha medidas de medio y largo plazo, sobre todo dirigidas al fortalecimiento del sector productivo. No obstante, los resultados, como es normal, aun no se ven, lo que produce la sensación de que la realidad sigue siendo la misma, una en la que unos pocos son afortunados y el resto sufridores. 
De hecho, según la encuesta del IUDOP, un 70 por ciento de la población considera que el país necesita un cambio. 
El FMLN defiende “el inicio del cambio” 
El Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) dio su respaldo a la gestión del izquierdista Mauricio Funes mientras la empresa privada dice que han sido “dos años perdidos en materia de empleo”. 
Roberto Lorenzana, secretario de comunicaciones del FMLN, aseguró que las medidas implementadas por el gobierno han sido acertadas y ratificó el compromiso de su partido en seguir respaldando a Funes.  
“Primero tenemos una valoración positiva de los primeros dos años de gobierno, donde el trabajo hasta la fecha conduce al El Salvador en la ruta hacia el desarrollo. (…) La etapa mas difícil de este gobierno ha sido superada a pesar de haber iniciado en una profunda crisis, tras haber heredado el desastre de 20 años”, dijo Lorenzana a la prensa. 
El farabundista hizo hincapié en los logros alcanzados por el gobierno; destacó el cambio en la diplomacia salvadoreña en el manejo de las relaciones exteriores y la lucha contra la delincuencia.    
Pero sobre todo recalcó las inversiones “sin precedentes” en el área social hechas por el gobierno de Funes. 
“Los logros concretos que se tienen están fundamentalmente en el terreno de la salud, en el terreo de la educación, en lo agropecuario”, aseveró Lorenzana. 
El vocero del FMLN dijo que el proyecto estrella del gobierno en materia de educación es la entrega de más de un millón de paquetes escolares que hace una “contribución al empleo nacional” y equivale a una inversión de cerca de 75 millones de dólares. 
Aunque la entrega de paquetes escolares ha sido criticada en varias ocasiones por el retraso y la dudosa calidad de los mismos, sigue siendo la medida más valorada por la población de todas las tomadas por el gobierno, según los distintos sondeos publicados en fechas recientes. 
En lo que a la salud corresponde, Lorenzana mencionó la construcción de cuatro hospitales, San Miguel, Usulután, San Vicente y Zacatecoluca, y alabó la eliminación de las cuotas en el sistema nacional de salud. 
“Son resultados concretos, no propaganda”, aseveró el efemelenista.  
De igual forma señaló que en el área del agro se ha creado el seguro agropecuario, que cancela las deudas de los productores con créditos menores de 5 mil dólares en caso de fenómenos naturales adversos, y se han entregado 43 millones de dólares en créditos con tasas de intereses bajas. 
“Nunca en la historia nacional bancaria han existido tasas de 4 por ciento“, acotó Lorenzana. 
El farabundista dijo también que se han entregado 325,000 paquetes agrícolas, casi 125,000 más que los entregados por los gobiernos de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), y apunta que se dio una “entrega transparente (…) sin escándalo político” como en anteriores administraciones.   
 “Este es sin duda el arranque de un conjunto de transformaciones necesarias para construir un nuevo El Salvador”, concluyó Lorenzana. 
Al igual que la mayoría de la población respondió al IUDOP que es necesario un cambio en el país, el propio FMLN ha demandado recientemente la necesidad de un cambio en el modelo económico neoliberal que aun se mantiene.
ANEP: “dos años perdidos” 
La cúpula empresarial de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP) ha “dado de palos” a la gestión de Funes al decir que han sido “dos años perdidos en materia de generación de empleos”.  
Después de que en semanas pasadas fuera el partido ARENA el que publicó sus balances y análisis del desempeño del gobierno, al acercarse la celebración de los dos años de mandato de Funes ha sido la gremial empresarial la que ha tomado el testigo. 
La ANEP señala que en lo que va del actual gobierno se han perdido cerca de 90.000 empleos y que de seguir el miso rumbo se perderán unos 200.000 al final del quinquenio.   
“En el año 2009 perdimos 55.000 empleos, de los cuales hasta ahora solo hemos podido recuperar 25.000 empleos (16.000 son públicos). Pero además hemos dejado de generar 60.000 empleos adicionales, que es lo que hubiéramos podido lograr si hubiéramos crecido a un modesto 3 por ciento anual, igual que en años anteriores”, dijo la ANEP en comunicado. 
El gobierno de El Salvador espera que la economía nacional crezca un 2,5 por ciento al finalizar el 2011, la tasa de crecimiento más baja de Centroamérica. 
Respecto a la seguridad, uno de los mayores problemas que afronta el gobierno de Funes, señalan que “El Salvador es de los países más violentos del mundo”, algo irrefutable, pues en el país se registran cerca de 12 homicidios diarios. 
En el caso de la inversión social, un área que la que el gobierno dice hacer grandes inversiones, los empresarios apuntan que la pobreza sigue en aumento por la falta de empleos y por los niveles de inflación.   
Por su parte, el gobierno se defiende de los señalamientos hechos por la ANEP respecto a las cifras de los empleos que estos manejan; el Ejecutivo apunta que los empleos recuperados en lo que va del 2011 son 32.299, es decir 7.299 más que lo que dice la empresa privada. 
“Hemos logrado revertir la crisis económica que encontramos. Nosotros rechazamos el argumento o la afirmación de que en este gobierno se han perdido empleos y que la crisis económica está peor”, dijo el secretario técnico de la Presidencia, Alex Segovia.  
Tienden puente 
No obstante las criticas hechas, la ANEP propone un “compromiso por el empleo” entre el gobierno y el sector privado para propiciar un incremento en la generación de los mismos y como consecuencia un mayor crecimiento económico. 
“Generando empleo podemos ofrecer desarrollo para los salvadoreños y sin empleos del sector privado, no es posible acabar con la pobreza”, dice la gremial empresarial. 
La cúpula empresaria establece cuatro aspectos esenciales para la realización de este “compromiso”. 
El primero es la seguridad ciudadana. Plantean definir un plan integral de seguridad que resuelva efectivamente la problemática de la violencia.  
También hablan acerca de la responsabilidad fiscal y el desarrollo de una política fiscal que “responda a los retos del país en materia de endeudamiento, inversión, tributación y gasto” y así mismo evitar el aumentado los gastos corrientes del gobierno a un ritmo del 18 por ciento anual, pero no se menciona la realización de un pacto fiscal ni un incremento en la tributación por parte de las empresas y personas acaudaladas del país. 
Plantean un mayor crecimiento Económico, tomando como puntos neurálgicos la reactivación del sector agropecuario, el apoyo hacia las pequeñas y medianas empresas, la  modernización del Estado y finalmente un plan de reactivación del sector industria y turismo.
Otro elemento que destacan los empresarios es la necesidad de una mayor estabilidad política. 
“Hacemos un llamado al Gobierno y a los partidos políticos para que dejen de hablar de “cambios de modelo”, para que construyan seguridad jurídica y se comprometan a respetar el estado de derecho”, dice la ANEP.
"Nuestra economía se está recuperando, lentamente, más de lo que quisiéramos", dijo el presidente Mauricio Funes en el marco de la inauguración de la segunda planta del edificio de especialidades del hospital Nacional Rosales, la cual fue remodelada y equipada.
Sin proporcionar mayores datos, el mandatario mencionó algunas áreas que han influido en la lenta recuperación de la economía nacional: remesas, construcción y exportaciones.
"Se ha incrementado la cantidad de remesas, en comparación a la calidad de casi 16% que sufrió el sector en 2008. Es un rubro importante que no solo complementan el ingreso familiar, sino también inyectan a la economía del Estado", dijo.
Agregó que la construcción había tenido un repunte importante y que desde el Estado se estaba apoyando con la creación de empleo directo e indirecto en diferentes programas gubernamentales.
En cuanto a las exportaciones, destacó que más de la mitad van con destino hacia los Estado Unidos, por lo tanto, "dependemos en gran medida de cómo ellos se recuperen de la crisis", aseguró el mandatario.
Asimismo, Funes dijo que la apuesta principal tiene que ver con la "universalización de la salud", es decir, que los pacientes tengan acceso gratuito a los servicios básicos de calidad para todos.
Motivo por el cual, aseguró que habían aumentado el presupuesto del sistema de salud en 100 millones de dólares.
Como parte de ello, este día en la remodelación de la sala dedicada a pacientes con patologías de hemodiálisis o relacionadas se ubicaron 172 camas, 30 máquinas y 30 sillones que facilitarán la atención para, al menos, 198 pacientes a la vez.
Otro de los puntos abordados por el mandatario fueron las demandas que sindicalistas del sistema de salud le han hecho en relación a mejoras salarias, como respuesta, indicó que el próximo viernes se instalará una mesa de negociación entre representantes del gobierno y dirigentes sindicales.
"El objetivo es encontrar la mejor solución", dijo Funes, quien agregó que esta mesa estará encabeza por la ministra de salud, María Isabel Rodríguez, el ministro de Hacienda, Carlos Cáceres y el secretario de Asuntos Estratégicos de la Presidencia, Franzi Hato Hasbún.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada