lunes, 14 de mayo de 2012

PROBLEMAS SOCIALES, POLITICOS Y ECONOMICOS DE EL SALVADOR


Conflicto social (delincuencia)
En estos momentos podríamos decir que la delincuencia ha sobrepasado al Estado. El tratamiento que se le da al problema está condicionado por factores políticos que no ayudan a resolverlo, lo que sólo podría lograrse con un pacto político o una decisión valiente del gobierno actual. A continuación la mayoría de los factores que deben tomarse en cuenta si se quiere una solución real y efectiva:

Si se toma en cuenta que se requiere, de acuerdo con estándares mundiales, 3.5 policías por cada mil habitantes, y considerando que El Salvador tiene más de seis millones de habitantes, la deficiencia operativa es evidente. Efectivamente, deberíamos tener más de 21,000 policías y sólo tenemos 16,400, es decir, 4,600 policías menos de los necesarios. Si se considera además que los mismos sólo trabajan ocho horas diarias, el problema se vuelve más agudo. Por otro lado, en el ejército hay 8,000 efectivos pagados por los ciudadanos que aportan sus impuestos y que todos los días sufren los efectos de la delincuencia. El país está en un verdadero peligro y el ejército debe intervenir, con base en un acuerdo legislativo o una medida legal posible, en esta lucha contra la delincuencia. Lo que está en juego es la estabilidad del Estado y la vida de muchos salvadoreños.
Uno de los principales obstáculos para detener y mantener a los delincuentes en la cárcel es la imposibilidad que tienen los jueces para establecer los términos probatorios. Si estamos viviendo una verdadera crisis, necesitamos tener marcos legales adecuados para este momento de excepción. No se puede resolver una situación particular con medidas de corte general. Esta es una verdadera guerra y se hacen necesarias medidas específicas para ganarla. En otros países se ha ensayado con mucha efectividad la figura del juez sin rostro. Es absolutamente necesario un marco jurídico especial y apropiado para la guerra. Éste o cualquier otro recurso que permita establecer justicia sobre la base de apreciar lo grave de la situación, serán indispensables para lograr el retorno a la paz.

En la solución de un problema de tal envergadura, se necesita la cooperación de todos, ya que todos pueden ser afectados directamente por el mismo. Se hacen necesarios recursos financieros para resolverlo. Laboratorios científicos y sofisticados, y un equipamiento apropiado, son factores que deben ser atendidos con absoluto convencimiento de que son absolutamente necesarios. No se puede combatir armas de alto calibre con pistolas. Por otro lado, se debe garantizar la paga justa para los policías. Todo esto se hace con dinero, el cual es limitado con la capacidad actual del gobierno. Proponemos el aumento a la tasa impositiva. Que esto tiene un costo político es relativo, por cuanto mayor puede ser el costo de enfrentar una crisis. En todo caso, este es el momento en el que se deben privilegiar los intereses vitales del pueblo sobre los intereses particulares. Claro que esto se podría evitar si los índices de evasión fiscal se pudieran reducir. Habría que preguntarse si esto es posible en El Salvador.

Problemas políticos
No cabe duda de que los Acuerdos de Paz representaron para todos los salvadoreños un avance extraordinario en materia de fortalecimiento y consolidación de la democracia. Nadie puede negar que la reducción de la fuerza armada; la transformación de los cuerpos de seguridad y su profesionalización, a través de la creación de la Policía Nacional Civil; el nacimiento de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos; la conversión de la ex guerrilla en un partido político, entre otros, son avances trascendentales que vinieron a renovar los cimientos de una patria que durante muchos años transitó por el camino del conflicto armado con el objetivo de obtener al final del camino, la vía del diálogo y la concertación.

Estas dos últimas alternativas, diálogo y concertación, son realmente el logro más importante de los Acuerdos de Paz. La cultura del diálogo no se construye con el simple intercambio de palabras e ideas. Se necesita de cordura, tolerancia, serenidad y, sobre todo, de la apertura suficiente para aceptar las ideas de la contraparte si realmente se quiere tener unos resultados fructíferos. Pero los acuerdos de paz fueron más allá: del diálogo pasaron a la concertación.

Esta última hizo posible el cese de la violencia armada, así como la evolución del sistema democrático a través de los grandes logros que señalamos en el párrafo anterior, pero no involucró los instrumentos a seguir para el desarrollo económico, condición indispensable para llegar al fin último y más trascendental: el desarrollo social.

El Foro Económico y Social, producto de los Acuerdos de Paz, fue tan sólo un intento de concertación en dichas áreas por parte de los distintos actores sociales. Su fracaso aún es discutible. Los empresarios alegan la incapacidad de los representantes del FMLN para lanzar sobre la mesa propuestas razonables, y los que participaron como miembros del partido de izquierda, culpan a la voracidad del capitalismo y a la ortodoxia de la derecha, como el punto de quiebre de las discusiones en dicho foro.

Lo cierto es que los Acuerdos de Paz lograron poner fin a un conflicto que nos dejó más de ochenta mil hermanos salvadoreños fallecidos. Lograron iniciar un sendero importante para la consolidación democrática. Pero no fueron suficientes, o por lo menos no lo han sido para resolver los problemas económicos y, sobre todo, las carencias sociales que existen en el país.

Necesitamos concertar un nuevo acuerdo, uno que nos permita consolidar en una sola visión las acciones estratégicas para avanzar hacia un crecimiento sostenido, donde la pobreza estructural pueda ser atacada desde sus raíces. Para el logro de este objetivo debemos, y lo reitero una vez más, promover la concertación social. Torcuato di Tella resume en términos sencillos lo que debemos entender por concertación social: “Se denomina así una forma de resolver problemas de índole socioeconómico mediante el acuerdo de entidades que representan a los grupos sociales o sectores directamente interesados, con el auspicio y la participación más o menos activa del gobierno. Esta modalidad puede institucionalizarse, con carácter permanente, a través de un consejo económico y social u otros órganos de este tipo con facultades consultivas...”.

Di Tella integra un elemento estratégico para la práctica de la concertación social: la creación de un marco institucional para practicarla. Actualmente, es el Consejo Superior del Trabajo (CST) el ente bajo cuya cobija se practica el diálogo social en El Salvador. Aunque personalmente lo considero como un buen intento de los que, ante el fracaso del foro económico social, vieron en el CST el instrumento idóneo para la generación de consensos entre las fuerzas productivas, me parece que falta otro espacio aún más dinámico, donde tengan cabida los consumidores y entidades representativas de la sociedad civil.

Este es el reto que debemos asumir para vislumbrar una solución factible al primer problema planteado. El nuevo acuerdo debe ser producto de la concertación social, y esta última debe contar con una entidad al estilo del Consejo Económico y Social de España, donde se pueda dialogar y finalmente concertar las bases de esa nueva visión que nos permitan llegar al país que describen los miembros de la Comisión Nacional de Desarrollo: “Aspiramos a un país moderno en el que todos los habitantes tengan cubiertas sus necesidades básicas:, en el que se multipliquen y aseguren opciones de presente y de futuro para nuestros hijos y para las generaciones sucesivas. Necesitamos un país en el que se desate y aproveche toda la energía individual y colectiva de la población.

Un país en el que todos nos sintamos seguros y contribuyamos decididamente a vivir una nueva cultura de honradez, responsabilidad, productividad, solidaridad, tolerancia, humanismo y respeto a las leyes. Queremos también un país limpio y verde; un país abierto, sin fronteras y decidido a impulsar la integración centroamericana. Queremos, en resumidas cuentas, un país del que todos podamos sentirnos orgullosos”.


Problema económico

El Gobierno se encuentra en un espiral de deuda clásico por su insostenibilidad. El financiamiento de corto plazo sobrepasó el 33% de los ingresos tributarios el año pasado y va por igual camino este año. Esto nunca se había registrado en la historia del país.  La crisis fiscal del Estado, es insostenible, la ha calificado más de un analista especializado. Los diagnósticos superficiales que se han hecho por el Gobierno todos indican que el villano es la crisis internacional, lo que es fácil decir pues no puede haber respuesta del acusado.

Además, algunos problemas económicos de El Salvador son muy específicos. El país tiene un sistema legal excepcionalmente arcaico que no enmarca con la modernidad de los mercados actuales, una burocracia que sale directamente de una novela de Kafka, y un sistema bizantino y débil a la vez de la regulación que solo es superado por los índices enredados de impunidad. A pesar de la apertura comercial y financiera, el país padece de fuertes barreras monopólicas e institucionales que explican en parte por qué El Salvador tiene uno de los niveles más bajos de inversión extranjera en la región latinoamericana. Estos aspectos institucionales dificultan aún más la introducción de medidas correctivas para la crisis.

Más al punto, El Salvador ha aguantado todas estas cargas por un largo tiempo y las medidas tomadas solo han fortalecido las barreras monopólicas en lo económico y político. En esto último, porque el sistema político que es profundamente partidista, está diseñado totalmente para permanecer paralizado y en pocas manos. El intento de realizar cualquier reforma política es neutralizado por las mismas fuerzas monopólicas partidistas que solo ven sus propios intereses. El sistema político, pues, está diseñado de antemano, para no hacer nada y para que todo siga igual independientemente de crisis económicas, terremotos u otros actos de Dios.

Las medidas políticas trascendentales son tomadas sigilosamente por pocas personas y a espaldas de la ciudadanía como sucedió con la dolarización, cuya ley fue aprobada por la Asamblea en dos semanas desde su anuncio en Casa Presidencial. En el presente y ante la escases de dólares y la deflación que vivimos, se sigue parloteando que como estamos dolarizados, nuestra economía esta blindada. Nunca se nos informa en específico contra que estamos blindados. Solo en el primer semestre del 2010 el país ha perdido 300 millones en liquidez, agudizando la crisis deflacionaria que vivimos.

La clase política está consciente de los problemas económicos del país, pero no solo los niega y, por ende, no hace nada al respecto. En el 2008 el Gobierno de Saca acordó con el FMI que la crisis no iba a ser tan severa y que el país crecería un 2.5%, siendo la cifra final un negativo 3.5%.  Este craso error fue justificado por razones pedestres y nadie, ni los empresarios ni los políticos dijeron ni pío. Sin embargo, ningún país hace errores de esta magnitud así por casualidad. Este año el gobierno “modestamente” calcula el crecimiento real en 1%.  Como han ido las cosas en el primer semestre, tendrá que crecer más del 3% en el segundo semestre, lo que es imposible.

Los problemas profundos sociales como la criminalidad y la endémica anemia en nuestra niñez, pretenden ser solucionados con medidas confusas y desatinadas como obligar a la niñez a leer la Biblia por ley.  La ampliación de los espacios democráticos que podría ser una válvula para bajar las presiones sociales, políticas y económicas, como lo estableció la Corte Suprema con su fallo de despartidizar las elecciones, fue inmediatamente contrarrestada por las mismas fuerzas políticas afectadas.  Aunque mucho se haga o se pretenda hacer, el resultado es siempre el mismo.

La crisis económica ha perdurado ya 2 años y se ha desbordado a los planos sociales y políticos. No existe sector que no haya sido afectado adversamente y no obstante, los políticos todavía no ofrecen soluciones. Se preocupan más por salvaguardar sus privilegios.  La insostenibilidad fiscal que solo es la manifestación de la insostenibilidad de la misma dolarización, les importa un comino. Con estos parámetros vigentes, no existe razón para que la crisis continúe por meses o aún, años más.

En este ambiente es que se desenvuelve la crisis económica.  Sin embargo, las crisis económicas, a diferencias de los terremotos, son hechas por los humanos, las padecemos los humanos, y su solución solo la pueden hacer los humanos. La clave está en procesos políticos abiertos, transparentes y eficaces. Los procesos políticos decisorios oscuros que tenemos son destructivos y solo producen mayores atrasos sociales y económicos e impiden la recuperación de la crisis..

Digamos basta ya a los cuentos de caminos de la partidocracia si queremos comenzar a solucionar los problemas rutinarios que nos afectan día a día.


 
DESEMPLEO
Uno de los mayores problemas de la economía salvadoreña sigue siendo la creación de empleos, sobre todo de empleos dignos y bien remunerados. Según las cifras oficiales, el bajo ritmo de crecimiento de la actividad económica registrado durante los tres últimos lustros aparece disociado de los niveles de desempleo; sería de esperar que con menores tasas de crecimiento del PIB las tasas de desempleo abierto se elevarían; no obstante, los resultados apuntan en sentido opuesto, lo cual llama la atención y nos mueve a reflexionar sobre esta situación.

PROSTITUCION
Según las estadisticas oficiales, hay unas 2500 prostitutas. En realidad, nadie conoce exactamente su numéro. Muchas de ellas se venden por 3 dolares en las calles, los bares o los parques, otras trabajan en las discotecas o en las “barras show” y pueden pedir hasta cincuenta y cien dolares.
Sesenta por ciento de las prostitutas son madres solteras y muchas dicen prostituirse por motivos meramente économicos.
También hay muchos transexuales en las calles de la capital, sobre todo en el sector 6, el más peligroso de todos, sus tarifas oscilan entre 5 y 15 dolares por hora, pero estas dependen obviamente de la demanda. Pueden tener hasta 3 clientes por noche, lo que les permite subvenir a las necesidades de sus familias.
Los travestis se exponen a toda suerte de violencias, robos, palizas y otras agresiones verbales, casi siempre cometidas por sus mismos clientes quienes después de haber realizado el acto sexual se niegan a pagar. Los travestis también entran en competición con otros jovenes quienes, vestidos normalmente, se prostituyen como “ellas” en las esquinas de las avenidas. Paradojicamente estos jovenes tienen trabajo o son estudiantes, pero eso no les impide prostituirse.
Sin embargo, la policia, ultimamnete a decidido aplicar la ley que prohibe ofrecer sus servicios o solicitar el acto sexual, esto supone para el infractor 15 dolares de multa, lo que obliga a las prostitutas y otros trabajadores del sexo a seguir con su actividad en la clandestinidad.
Una asociación “Flor de piedra” viene en ayuda a las prostitutas, informandoles sobre sus derechos y pidiendo al gobierno micro-creditos para permitir a las que quieran salirse de su condicion de crear su propria empresa.

EMIGRACION
de América Latina. Con una extensión territorial de 21.000 kilómetros cuadrados, es considerado uno de los países de maor densidad poblacional en toda la región.
Según el censo más reciente realizado en 2007, tiene casi 6 millones de habitantes, a los que se añaden 2 millones y medio de nacidos en el país que han emigrado al exterior, fundamentalmente hacia Estados Unidos de América.
William Pleitez, es Coordinador General de la Unidad de Desarrollo Humano, del PNUD en El Salvador.



DELINCUENCIA
En estos momentos podríamos decir que la delincuencia ha sobrepasado al Estado. El tratamiento que se le da al problema está condicionado por factores políticos que no ayudan a resolverlo, lo que sólo podría lograrse con un pacto político o una decisión valiente del gobierno actual. A continuación la mayoría de los factores que deben tomarse en cuenta si se quiere una solución real y efectiva:
Si se toma en cuenta que se requiere, de acuerdo con estándares mundiales, 3.5 policías por cada mil habitantes, y considerando que El Salvador tiene más de seis millones de habitantes, la deficiencia operativa es evidente. Efectivamente, deberíamos tener más de 21,000 policías y sólo tenemos 16,400, es decir, 4,600 policías menos de los necesarios. Si se considera además que los mismos sólo trabajan ocho horas diarias, el problema se vuelve más agudo. Por otro lado, en el ejército hay 8,000 efectivos pagados por los ciudadanos que aportan sus impuestos y que todos los días sufren los efectos de la delincuencia. El país está en un verdadero peligro y el ejército debe intervenir, con base en un acuerdo legislativo o una medida legal posible, en esta lucha contra la delincuencia. Lo que está en juego es la estabilidad del Estado y la vida de muchos salvadoreños.
Uno de los principales obstáculos para detener y mantener a los delincuentes en la cárcel es la imposibilidad que tienen los jueces para establecer los términos probatorios. Si estamos viviendo una verdadera crisis, necesitamos tener marcos legales adecuados para este momento de excepción. No se puede resolver una situación particular con medidas de corte general. Esta es una verdadera guerra y se hacen necesarias medidas específicas para ganarla. En otros países se ha ensayado con mucha efectividad la figura del juez sin rostro. Es absolutamente necesario un marco jurídico especial y apropiado para la guerra. Éste o cualquier otro recurso que permita establecer justicia sobre la base de apreciar lo grave de la situación, serán indispensables para lograr el retorno a la paz.

DROGADICCION
El Salvador sigue en lista de países consumidores de droga El informe más reciente de la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD), de la Organización de los Estados Americanos (OEA), reveló que en los países de Centroamérica “hay un problema de drogas” por el paso de estas sustancias en estos países con destino a los Estados Unidos y Europa.
James Mack, de la CICAD, dijo que El Salvador no es la excepción, y que el problema “en el país se está profundizando”.  “Creemos que el problema en cualquier país por el cual pasa la droga pega, a veces los narcotraficantes se pagan en especies y no en dinero, entonces, ellos revenden el producto y luego la población se vuelve consumidor y eso es lo que ha pasado en México, en Centroamérica y en los otros países”, explicó Mack.
Mack aseguró no tener en su poder cifras exactas, pero adelantó que arroja que El Salvador “tiene problemas de consumo de drogas y es evidente”.Agregó que si el país sirve de ruta a las drogas, entonces se vuelve consumista. “Claro, la droga pasa por aquí y algunos empiezan a tomar la droga, enseñan como usar a sus compañeros y casi siempre pasa así”, acotó.
El representante de la CICAD resaltó el trabajo que la División Antinarcóticos de la Policía Nacional Civil (PNC), realiza en el combate a este flagelo. Asimismo, el trabajo que se hace con el sistema de monitoreo aéreo, pero es necesario hacer mucho en todos los países de la región “aunque no es tarea fácil”, reconoció.La CICAD entregó el informe a las autoridades, y que “algunos detalles serán revelados y otros son de carácter “confidencial”

ALCOHOLISMO
Una de las peores plagas que ha azotado nuestra sociedad es el uso excesivo del alcohol. ¡Cuántas familias han sido destruidas y deshechas por el licor! Profesionales con un futuro maravilloso han desperdiciado su vida por el alcoholismo. Muchos jóvenes también están desgraciando su vida por efectos de beber alcohol desenfrenadamente. En la calle se pueden ver muchas personas cuyas vidas han sido arruinadas por su adicción al licor. El problema es terrible. Ustedes seguramente conocen a alguien con este tipo de problema, porque en casi todas las familias, desgraciadamente, hay alguien con problema de alcoholismo. En las familias donde existe un alcohólico, sea el papá, la mamá o un hijo, se sufre y se derraman muchas lágrimas.
Duele mucho que el alcohol, que puede decirse que es la peor droga, se promueva tanto en los medios de comunicación social y que se estimule tanto a las personas para que tomen licor o cerveza aqui hay una nota interesante sobre la cerveza. Es tan grande el vicio que celebramos en cualquier ocasión con licor: Es que si no es así, no es celebración, cuando se pone la primera piedra de un edificio, cuando se bautiza a un niño, cuando alguien se casa y aún cuando alguien muere, porque hoy es sábado chiquito, o fin de semana, o simplemente “un dos que tres” no me cae mal. Cualquier circunstancia se aprovecha para servir licor. Para chupar, para ponerse “una buena cirindanga” decía mi abuelito...
Hoy que el mundial esta por terminar, y Brasil no sera campeon, siempre se bebera, porque al final de cuantas, “es solamente una vez cada cuatro años”. Muchos blogueros y no blogueros hablan de la medicina diaria del partido de fútbol y que la economía esta mala, por culpa de otros y que después que pase el mundial recibiremos el recibo con el respectivo incremento a la energía eléctrica. Que la KL ha transmitido anuncios de que SACA si cumple. Es una distracción... y luego viene el recibo con el elevado costo indicado.
Se nos olvida que mientras nos mantengamos en nuestras vidas con sábados chiquitos, fin de semana largo y “vaciles” en el puerto de la Libertad, en Apaneca, en el Cuco o donde sea,... en estado de ebriedad, para los gobiernos y políticos del mundo, es preferible que se mantengan en ese estado ya que el nivel de asimilación y de análisis de pensamiento es muy bajo. Además el YO interno sufre y se culpa del alcohol como causa de fracaso en su vida, que aunque es parte del fracaso, hay otros factores “culpables” en este enredo. Y si usted cree que “borrachito” se pone alegre y se olvida de sus problemas, esta también equivocado. ¿Donde esta el aporte que hacen las grandes empresas de venta de cerveza para evitar el consumo? Se nos educa a beber en lugar de no beber. Las enfermedades por alcohol son tantas como tantos tontos se encuentran en el ISSS recuperándose de una cirrosis, en el Rosales o en alguna clínica particular de problemas mentales, “recuperándose” de su estado permanente. ¿Cuantas horas trabajo cuesta a Salud? ¿Cuanta medicina se gasta? ¿Cuantas camas están utilizadas para atender estos casos? Claro que es obligación del estado atenderles, pero es más la responsabilidad de evitar que estos lleguen allí. Cuantos accidentes de transito, ¿cuantos arrollados por exceso de velocidad y manejando en estado de ebriedad?
MALTRATO INFANTIL
El segundo estudio de tolerancia social de la Organización Internacional del Trabajo “El comercio sexual con personas menores de edad”, de carácter regional (Centroamérica y República Dominicana), fue presentado ayer en El Salvador.
Los resultados para El Salvador no fueron nada alentadores, a pesar de que se resalta que el país es de los pocos que tienen leyes que castigan la trata de personas menores de edad.
Por ejemplo, la pregunta “¿qué haría ante una situación de explotación sexual comercial?”, los salvadoreños ganan la mayoría (con 38.8%) en toda la región en responder “nada”.

Las razones que dan los salvadoreños para no denunciar un caso de explotación sexual en un menor de edad son “no me importa, no es mi problema (29.5%)”; “desconfío del sistema legal (41.1%)”; y “tengo temor a represalias (29.4)”.
El estudio abre la persiana de lo que entienden los salvadoreños como las causas más importantes de la trata de menores, resultados “que no cambian del primer estudio en 2006”, como expresó Guadalupe Portillo, consultora nacional del proyecto de OIT.
Los salvadoreños acusan de la trata, en su mayoría, a la pobreza, a la falta de educación y valores morales, y a la bagatela. Solo un ínfimo porcentaje (entre 5% y 3%) define a los clientes explotadores y a los proxenetas como responsables.

21 comentarios:

  1. Felicidades un muy buen articulo

    ResponderEliminar
  2. JODER RESUMELO UN POCO

    ResponderEliminar
  3. MUY BUEN ARTICULO....EXCELENTE

    ResponderEliminar
  4. yo solo necesito los hechos sociales de el salvador y no los ewncuentro

    ResponderEliminar
  5. esta muy perfecta esta informacion saludos atodos aquellos que la encuentren sigan estudiando que eso es lo recomendable para ser algien en la vida saben que que soy fan's de BIG TIME RUSH son los mejores los quiero mucho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muy buen comentario! y te felicito porque eres fan's de BIG TIME RUSH! yo tambien amo esa banda es la mejor. saludos!

      Eliminar
    2. Big Time Rush? Estamos hablando de los problemas sociales, politicos y economicos de El Salvador, y ustedes nada que que ver ja

      Eliminar
    3. Jajajaj a. Wtf le tiene le ver jajja xp

      Eliminar
    4. q idiota BIG TIME RUSH es para gays

      Eliminar
  6. Amigo, si no te gusta el problema de los policias, ponte tu a trabajar, por que no es un trabajo fácil, y trabajan ocho hras diarias pero después siguen otros y asi sucesivamente, has algo que realmente valga la pena.

    ResponderEliminar
  7. a esta bueno ammm...mas o menos

    ResponderEliminar
  8. muy buen investigacion pero todavia les falta un poco mas de informacion

    ResponderEliminar
  9. muy buena investigacion pero todavia le hace falta estupidos que no se fijan inveciles y que no vuelva a ocurrir porque sino les quito su pagina entendido

    ResponderEliminar
  10. Muy Buen articulo me ayudo mucho

    ResponderEliminar
  11. Felicidades es un buen articulo. Es necesario este tipo de documentales para ver la realidad que nos azota a todos.

    ResponderEliminar