martes, 15 de mayo de 2012

RESPETO POR LAS DIFERENCIAS INDIVIDUALES


Es indudable que en toda sociedad humana existen diferencias y rasgos comunes entre los sujetos que la conforman.
Las diferencias que existen entre las personas se deben a diferentes factores, algunos externos y otros son propios de cada sujeto.
Éstas podrían considerarse como un problema, mismo que puede resolverse homogeneizando a los individuos, o bien como una característica que enriquece a los grupos humanos.
Esta última visión es la que ha promovido que en los últimos años se den amplias reformas para poder dar respuesta a una sociedad cada vez más heterogénea.
Esto no implica eliminar las diferencias (como fueron los propósitos de una sociedad con una actitud compensatoria y homogeneizadora), sino aceptarlas y poner al alcance de cada persona los mismos beneficios y oportunidades para tener una "vida normal" (Toledo, 1981).
Para cumplir el objetivo de integrar niños con necesidades educativas especiales (n.
e. e.) a la escuela regular, hay que intentar cambiar las percepciones y los valores de la sociedad, y no las del sujeto "anormal" (Sanz del Río, 1988).
Derechos humanos e igualdad de oportunidades
Por el simple hecho de existir y formar parte de una sociedad, todos tenemos derechos y obligaciones.
Es así como el bienestar de una sociedad requiere que todos sus miembros sean incluidos y aceptados, que todos tengan los mismos derechos y que se respeten las diferencias individuales.
Tomando en cuenta lo anterior, una persona "discapacitada", al igual que el resto de los ciudadanos, tienen derechos fundamentales, entre ellos, el derecho a una educación de calidad.
Para ello, es necesario que primero se le vea como persona y después como un sujeto que requiere de atención especial.
La integración educativa, más que ser una iniciativa política, es un derecho de cada alumno, un derecho que busca la igualdad de oportunidades para ingresar a la escuela (Riux, 1995; Roaf y Bines, 1991).
Escuela para todos
El concepto de Escuela para Todos va más allá de garantizar que todos los alumnos tengan acceso a la escuela, esto es, este concepto no está solamente ligado con la cobertura.
En los últimos años, se ha hecho necesaria una reforma en el sistema educativo para que, de esta manera, se pueda dar respuesta a las necesidades de todos los alumnos.
La UNESCO propone que, para que se logre esta reorientación de la educación, es necesario que la escuela atienda a la diversidad y que tenga calidad.
En el artículo 1º. de la Declaración Mundial sobre Educación para Todos (1990) se menciona que cada persona debe contar con las posibilidades de educación necesarias para satisfacer sus necesidades de aprendizaje.
Es decir, que todos los alumnos tienen derecho a una atención adecuada en el ambiente menos restrictivo posible (Fairchild y Henson, 1976; Schmelkes, 1995).
Para lograr una escuela para todos es necesario que la escuela (esto es, el director, supervisor, los maestros):
* Se preocupe por el progreso individual de los alumnos, planteando un currículo flexible que responda a las diferentes necesidades que éstos presentan.
* Se asegure que todos los niños, sin importar sus características, aprendan.
* Cuente con los servicios de apoyo necesarios.
* Reduzca los procesos burocráticos.
* Reeduque a sus maestros.
Entienda de manera diferente la organización de la enseñanza. El aprendizaje se debe conceptuar de manera diferente, como un proceso que se construye por el individuo, con su experiencia cotidiana, conjuntamente con los demás (García Pastor, 1993; Slee en Ainscow, 1991; Remus, 1995; Marchesi y Martín en Coll, Palacios y Marchesi, 1990).
Estos fundamentos filosóficos constituyen la base ética y moral que permite pensar en un ideal de hombre, de ciudadano, que se ha de formar en las aulas con una serie de atributos y características, de habilidades y capacidades, que le permitan integrarse a la sociedad.
Necesidades educativas especiales
Actualmente se busca que las personas con discapacidad tengan una vida tan "normal" como sea posible.
Por tal motivo, se prefiere utilizar una terminología menos descalificadora que permita un cambio en la concepción que se tiene de las personas con alguna limitación y facilite que la sociedad en general, las valore, primero como individuos y después como sujetos que requieren de apoyo especial.
Así, se emplea el término de necesidades educativas especiales (n.e.e.) para referirnos a los niños con discapacidad que, al igual que algunos de sus compañeros sin discapacidad, presentan problemas o alguna dificultad para aprender.
Resulta necesario aclarar que el concepto de n.e.e. únicamente se utiliza dentro del contexto educativo.
En otras áreas tendría que hablarse de necesidades familiares especiales, necesidades sociales especiales, necesidades laborales especiales, etc. Sin embargo, esto aún no sucede.
De la misma manera es importante destacar que cualquier niño puede llegar a presentar n.e.
., no sólo el niño "discapacitado". Hay niños con discapacidad que asisten a clases regulares y no presentan problemas para aprender, mientras que hay niños sin discapacidad que sí los tienen.
En otras palabras, no todos los niños con discapacidad presentan n.e.e., ni todos los niños sin discapacidad están libres de ellas.
Este concepto de n.e.e. comenzó a utilizarse en los años 60's; sin embargo, en ese momento no se modificó por completo la concepción dominante que se tenía acerca de las personas que presentaban deficiencias.
Fue hasta 1978, cuando el concepto se popularizó a partir del reporte Warnock, que fue un estudio realizado en la Gran Bretaña para describir cuál era la situación de la educación especial (García Pastor, 1993).
De sus resultados, se derivaron muchas de las normas legales, hasta hoy vigentes, en ese lugar.
En palabras propias de dicho informe se plantea la situación de la siguiente manera:
"En lo sucesivo, ningún niño debe ser considerado ineducable: la educación es un bien al que todos tienen derecho.
Los fines de la educación son los mismos para todos, independientemente de las ventajas o desventajas de los diferentes niños.
Estos fines son, primero, aumentar el conocimiento que el niño tiene del mundo en el que vive, al igual que su comprensión imaginativa, tanto de las posibilidades de ese mundo como de sus propias responsabilidades en él; y, segundo, proporcionarle toda la independencia y autosuficiencia de que sea capaz, enseñándole con este fin lo necesario para que encuentre un trabajo y esté en disposición de controlar y dirigir su propia vida.
Evidentemente, los niños encuentran diferentes obstáculos en su camino hacia ese doble fin; para algunos, incluso, los obstáculos son tan enormes, que la distancia que recorrerán no será muy larga

6 comentarios:

  1. esto es muy util para cada persona!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. HOLA E NO SE QUE DECIR A SI QUE SOLO DEJARE EL COMENTARIO CON EL FIN DE QUE PIERDAS TU TIEMPO

    ResponderEliminar
  3. bueno te dire que dificil es acabar con la discriminacion debido a las dierencias pero si se puede reducir con buenas estrategias

    ResponderEliminar