lunes, 14 de mayo de 2012

SIDA, COMO SE DETECTA, COMO SE TRATA Y COMO SE PREVIENE


¿Qué es el SIDA?

El SIDA (Síndrome de InmunoDeficiencia Adquirida) es el resultado a largo plazo de la infección por el llamado Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH). Este virus ataca preferentemente al sistema inmunitario o de defensas del organismo, provocando un deterioro del mismo que le hace más vulnerable a padecer infecciones o tumores.
Algunas semanas después de que el virus haya entrado en el organismo, éste comienza a desarrollar anticuerpos contrra el VIH.
Estos son detectables a través de un análisis de sangre (prueba de detección del VIH).
Una persona infectada puede permanecer durante muchos años sin síntomas. En esta fase se dice que el individuo es "seropositivo" o "portador". Durante este tiempo el VIH no permanece inactivo, sino
que continúa multiplicándose activamente dentro de las células e infectando otras nuevas. Poco a poco las defensas del organismo se van debilitando. Aparecen entonces los signos y síntomas que definen el SIDA.

 Tanto las personas portadoras, aunque no tengan síntomas ni signos de la enfermedad, como los enfermos de sida, pueden transmitir la infección a otras personas si no adoptan las medidas de prevención adecuadas.



¿Cómo se detecta el VIH?

El diagnóstico de infección por VIH se hace a través de un simple análisis de sangre ("test del VIH" o "prueba del SIDA") que detecta la presencia de anticuerpos antiVIH. Después del contacto con el virus, pueden transcurrir entre tres y seis meses hasta que los anticuerpos fabricados por el organismo sean detectables. Por ello, este test debe realizarse transcurridos al menos tres meses desde la última práctica de riesgo. Dicho análisis puede realizarse en los centros sanitarios de la red pública, de forma anónima si se desea y garantizando la
confidencialidad de los resultados.
Si el análisis resulta positivo, la persona está infectada (es 'seropositiva' o 'portadora'). Si por el contrario resulta negativo, el médico deberá valorar la conveniencia de repetirlo de nuevo unos meses después para asegurarse de que la persona no está infectada.



¿Cómo se transmite el VIH?

En la vida y las actividades cotidianas no hay ningún riesgo de transmisión del VIH. Las vías de transmisión del VIH son bien conocidas: sanguínea, sexual y de una madre infectada al feto o a su recién nacido.



La transmisión del VIH puede producirse a través de:

1.Relaciones sexuales coitales no protegidas (sin presevativo) con
una persona infectada.

 2.Utilización de jeringuillas, agujas u otros instrumentos contaminados con sangre infectada por el VIH, cuando ésta entra en contacto con la sangre o mucosas de un individuo sano.


3.De una madre infectada a su hijo durante el embarazo, parto o lactancia.
Actualmente, en nuestro país, no existe riesgo de transmisión a través de transfusiones de sangre, hemoderivados o recepción de órganos.



Condiciones para la transmisión del VIH


El VIH no se propaga por vía aérea ni por vía digestiva. Es muy poco resistente a las condiciones ambientales y tiene dificultades para sobrevivir fuera del organismo, destruyéndose fácilmente con el calor, la lejía y los detergentes habituales.
 Para que se produzca la transmisión es necesaria una cantidad suficiente de virus, que sólo se encuentra en la sangre, semen y secreciones vaginales de las personas infectadas y, en menor medida, en la leche materna.
 La infección sólo se produce si el virus penetra en el organismo y entra en contacto con la sangre o mucosas (piel que recubre el interior de la boca, vagina, pene y recto) del individuo.



El SIDA en el mundo

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha registrado 1,5 millones deSIDA en el mundo hasta diciembre de 1996.
Se estima que el número real de casos es de 8,4 millones a nivel mundial.
 Se calcula que hay más de 22,6 millones de personas infectadas en todo el mundo.
Cada día se producen 8.500 nuevas infecciones en el mundo, de las cuales 1.000 ocurren en niños.
Casi el 42% de los adultos afectados por el VIH en el mundo son mujeres.





¿Cuáles son las medidas de prevención?

Del mismo modo que se conocen las vías de transmisión, también se
conocen los medios para evitarla.

 Las prácticas sexuales seguras evitan la
transmisión del VIH. Si se tienen relaciones
sexuales con penetración, el uso correcto
de preservativos es el método de
prevención más seguro de la infección por
VIH y otras enfermedades de transmisión
sexual.

No consumir drogas contribuye a la
prevención de la infección por VIH. Los que
las consumen deben evitar hacerlo por vía
intravenosa. Las personas que se inyectan
las drogas deben usar siempre material de inyección estéril, o
en caso contrario desinfectarlo previamente con lejía
doméstica. NUNCA deben compartir el equipo de inyección.
Las mujeres infectadas por el VIH deben evitar quedarse
embarazadas. En caso de embarazo, pueden optar si lo desean
por la interrupción voluntaria del mismo, acogiéndose a los
supuestos legales reconocidos en nuestro país. En caso
contrario, tienen la posibilidad de recibir tratamiento con
antiretrovirales durante el embarazo, lo cual reduce en un 60%
el riesgo de transmisión de la infección al feto.

 Las madres infectadas deben evitar dar el pecho a su hijo/a,
recurriendo a la lactancia artificial.
Todos podemos contribuir a la prevención
Con una actitud responsable, activa y positiva, se puede contribuir a
prevenir la infección por VIH y el sida.

El sida no es un problema de determinados "grupos de riesgo", es un
problema de todos y la prevención depende de los comportamientos
de cada uno de nosotros.
La información es una arma contra el sida, al igual que la
comprensión, confianza y respeto con los portadores del VIH y los
enfermos del sida. Las actitudes discriminatorias hacia las personas
afectadas pueden alejarlas de las medidas de prevención y de los
servicios sanitarios, contribuyendo a la expansión de la infección. La
prevención sólo puede tener éxito en un clima de solidaridad.

1 comentario: